El Antropoceno

Esta palabra más conocida en los ámbitos académicos tiene visos de extenderse con rapidez. Su ámbito de estudio pretende abarcar cuestiones fundamentales que afectan a la continuidad de la vida en la Tierra. El Antropoceno da nombre a una nueva época geológica caracterizada por el grave impacto de los seres humanos sobre el sistema Tierra y sobre todos su habitantes humanos y no humanos. La voracidad y la insaciable codicia del ser humano han provocado cambios geológicos importantes en nuestra querida nave. No obstante, son muchos los que critican que sean todos los seres humanos los responsables del cambio.

El profesor de Historia Universal, Jason W. Moore, comenta que es un viejo truco capitalista decir que los problemas del mundo son los problemas creados por todos, cuando en realidad han sido creados por el capital. Considera que entre los años 1450 y 1750 hay una revolución en la producción del medio ambiente sin precedentes desde la revolución neolítica. Una transformación de paisajes y ambientes muy rápida que cambió profundamente la mayor parte de las regiones del planeta. En este sentido a la nueva era geológica considera que se la debe llamar Capitaloceno. El Capitaloceno pondría de manifiesto el brutal cambio que la economía del interés privado, del beneficio personal e individualista, ha supuesto en nuestro mundo.

Hoy en día pocos pueden ignorar el cambio climático provocado por las manos del hombre, especialmente actuando conforme los predicados del sistema capitalista. Aquellos que lo niegan, los negacionistas quieren perpetuar sus oscuros intereses, su egoísmo, su codicia, su engreimiento, sus aires de superioridad enfermizos. “El negacionismo es un mecanismo que impide que se pongan límites al poder y al enriquecimiento de las petroleras, los países ricos y los ejércitos. Las petroleras aborrecen la idea de dejar miles de millones de dólares bajo el suelo,[1]” Entre los años 2003 y 2010, noventa y una organizaciones que se identificaban dentro del movimiento negacionista del cambio climático en Estados Unidos sumaron 900 millones de dólares en gastos anuales provenientes de donaciones efectuadas por fundaciones conservadores vinculadas a corporaciones transnacionales con intereses en el petróleo y en sistemas extractivos. Son, por tanto, las élites dirigentes, el poder económico, las que respaldan el negacionismo. Los datos aportados por multitud de estudios lo avalan.

Las emisiones de carbono del 1 % más rico son 30 veces mayores que las del 50 % más pobre y superan 175 veces las emisiones del 10 % más pobre. Las emisiones de CO2 del 10 % de la población con más riqueza suponen el 50 % del total de las emisiones. Los agentes que se han llevado la palma en generar contaminación son las petroleras y cementeras. Aunque se considera al Departamento de Defensa de los Estados Unidos como la institución más contaminante, llegando a gastar 144 millones de barriles de petróleo en el año 2014. En este sentido no se puede dejar de señalar el uso del aparato militar para mantener el statu quo en la lucha contra el cambio climático a favor de los intereses privados. Es decir mantener la situación como está y seguir negando el cambio climático.

La evolución del mundo capitalista no sólo ha comprometido las posibilidades del presente sino también las del futuro. El mundo que vamos a dejar a nuestros hijos si no realizamos un cambio radical,  es un mundo con sucesos imprevisibles e inciertos. Por eso, no podemos, de ningún modo, poner como fin básico la reproducción de las ganancias. La salvación del negocio no puede estar por encima de los millones de personas que están siendo afectadas por el cambio climático. Una solución casi obligada es dejar los combustibles fósiles bajo tierra. Estamos en una situación que ya muchos creen irreversible y, sin embargo, seguimos caminando ciegamente hacia el abismo. Pero no es una solución suficiente sino cambiamos la forma de entender la sociedad, la política, la economía y la cultura.

“La visión de una sociedad en la que la naturaleza es una parte externa, inerte e invisible que sirve como fuente inagotable de recursos y como simple escenario en donde suceden los dramas humanos es cada vez más difícil y peligrosa de mantener.[2]”El cambio tiene que venir poniendo la vida, el interés común por delante, en primer lugar. Para ello, se ha dicho otras veces, el mundo será ético o no será. Tiene que centrarse en la cooperación y la solidaridad o no será. Las visiones desagradables de un mundo centrado en la competitividad ya se están haciendo realidad. Nos interesa una nueva lógica que no subordine la naturaleza y el trabajo a las insaciables demandas de la acumulación de capital. Los negocios no pueden estar por encima de la vida de una sola persona[3].



[1] Cano Ramírez, Omar Ernesto. Capitaloceno y adaptación elitista. EcologíaPolítica núm 53, pag. 10
[2] Herrero, Amaranta. Navegando por los turbulentos tiempos del Antropoceno. EcologíaPolítica núm 53, pag. 24
[3] Un estudio de la situación en relación al concepto Antropoceno se puede encontrar en ecologiaPolítica, núm. 53

Comentarios

Entradas populares de este blog

Empleo, trabajo y renta básica universal (RBU)

La humanidad necesita urgentemente un cambio de dirección

La falacia de la autorregulación de los mercados