Entradas

Cuando el problema es el despilfarro de recursos, no de dinero

Podemos quemar millones de euros en papel moneda que, no obstante, los bienes necesarios para la vida y su buen desarrollo no se habrán reducido ni un ápice, absolutamente nada. Los bienes y servicios que tenga la sociedad dada, no habrán sufrido ninguna merma. Sin embargo, no podemos decir lo mismo de los recursos que despilfarramos o, incluso, tengamos ociosos olvidándonos de su uso en beneficio social.
Si quemamos alimentos como se está haciendo en aras al funcionamiento del mercado, perdemos la posibilidad de alimentar al que tiene hambre. Si destrozamos el medio ambiente perdemos la posibilidad de disfrutar de la naturaleza y ponemos una vela a favor del calentamiento global y el desastre ecológico. Si destrozamos los parques y las papeleras estamos destruyendo riqueza que ha sido forjada por las manos del hombre. Si atentamos contra la salud de las personas estamos disminuyendo su felicidad y aumentando el coste social, pero, también, las posibilidades que pueden brindar los h…

El Antropoceno

Esta palabra más conocida en los ámbitos académicos tiene visos de extenderse con rapidez. Su ámbito de estudio pretende abarcar cuestiones fundamentales que afectan a la continuidad de la vida en la Tierra. El Antropoceno da nombre a una nueva época geológica caracterizada por el grave impacto de los seres humanos sobre el sistema Tierra y sobre todos su habitantes humanos y no humanos. La voracidad y la insaciable codicia del ser humano han provocado cambios geológicos importantes en nuestra querida nave. No obstante, son muchos los que critican que sean todos los seres humanos los responsables del cambio.
El profesor de Historia Universal, Jason W. Moore, comenta que es un viejo truco capitalista decir que los problemas del mundo son los problemas creados por todos, cuando en realidad han sido creados por el capital. Considera que entre los años 1450 y 1750 hay una revolución en la producción del medio ambiente sin precedentes desde la revolución neolítica. Una transformación de p…

Pensiones: uno de los grandes engaños

El Fondo Monetario Internacional (FMI) recomienda a España trabajar más años y no subir más de un 0,25 % las pensiones, además nos dice que es necesario incentivar los planes de pensiones privados. Me pregunto ¿Cómo podemos seguir creyendo las recetas del FMI cuando han traído tantas desgracias a todos los países en los que ha intervenido, entre ellos nuestro país? Pero también los emergentes de Asia, muchos del Sur y Centro de América e incluso africanos. ¿Qué razones inconfesables lleva a un organismo creado para ayudar a los países a poder aguantar crisis a hundirlos de forma inmisericorde? Pero sus descabelladas recetas son seguidas a pies juntillas no sólo por las élites interesadas, sino también por ciudadanos ciegos a la mínima lógica económica.
Recordando a Warren Mosler, economista referente de la Teoría Monetaria Moderna (TMM); si un robot o un grupo de personas pudieran realizar productos y servicios que abastecieran a la totalidad de la población realmente esto es lo que…

No sólo crea riqueza el sector privado; la importancia de los déficits públicos

Parece que una idea muy extendida es que el sector privado es el único que crea riqueza. El Estado mejor que sea reducido y no afecte al funcionamiento del mercado, dicen los fundamentalistas del mercado. Por eso las políticas que llevan a cabo quieren impulsar los beneficios de las empresas para que reinviertan en la economía y así exista crecimiento económico. Y esto nos lo han grabado en la mente a fuego como si fuera una verdad absoluta. No obstante, cada día está más claro que un mercado a su albur, sin embridar fomenta desigualdades cada vez más grandes. Y con grandes desigualdades, los que obtienen beneficios abusivos no los reinvierten en la economía real, en investigación, desarrollo e innovación, no los dedican a mejorar el bienestar de todos, a mejorar la estructura económica de la sociedad. Se dedican a especular en los mercados financieros. Se dedican a ganar dinero fácil y no precisamente con el sudor de su frente.
Si la especulación financiera fue la principal causa de…

No es suficiente el caso de Grecia para olvidarnos de la austeridad

Hace tiempo escribí un artículo titulado “Grecia no puede ser el chivo expiatorio”. Pero sin duda Grecia está expiando las culpas de la especulación de los buitres financieros. La troika, como sabemos, formada por El Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión Europea (CE), impuso a Grecia medidas draconianas que no han tenido efecto positivo salvo para los avariciosos acreedores, pero no acepta el gran fracaso de las políticas exigidas. Las medidas de austeridad impuestas no pueden ser consideradas sino como una descomunal acción de sadismo. Los resultados no pueden ser más elocuentes: el desempleo sigue por las alturas y se mantiene por encima del 20 %, en un país en el que la mayoría de los parados no perciben prestación y con mucho paro de larga duración; el salario medio anual se ha desplomado el 22 %; el empleo público se ha reducido un 50 %; los jubilados han perdido de media el 45 % de poder adquisitivo tras catorce reformas desde el 2010…

La humanidad necesita urgentemente un cambio de dirección

Se dice que hay dos clases de hombres, aquellos que vienen del mono y aquellos que van al mono. El problema es que la proporción de los que vuelven está creciendo de forma acelerada. Hemos enfocado el mundo mediante la luz de la competitividad y este enfoque ciega los valores imprescindibles para la convivencia en sociedad y la búsqueda de los desarrollos individuales.
El capitalismo salvaje y el llamado neoliberalismo basan nuestra vida en la competencia y en la sobrevivencia de los más fuertes o más avariciosos y corruptos. Aunque  es claro que el neoliberalismo lo que menos tiene es de liberal, ya que en este sistema el grado de libertad tiene que ver con el poder económico disponible y poca libertad poseen aquellos que tienen que vivir con un euro diario, y créanme, todavía hay muchas personas, millones, que no llegan a vivir con más, si a su paso por la vida se le puede llamar vivir.
Necesitamos repensar nuestras ideas honestamente con un enfoque diferente. Un enfoque que basado…

La revolución de los ricos

Querámoslo o no la tensión social más visible es aquella que enfrenta a los pocos que tienen mucho dinero con los muchos que tienen poco. Nos decía Edmund Burke (1729-1797) “La división más obvia de la sociedad es entre ricos y pobres; y no es menos obvio que el número de aquellos no guarda proporción con estos. Todo lo que tienen que hacer los pobres es procurar que los ricos pueden holgar, divertirse y disponer de lujos; y, a cambio, los ricos lo que tienen que hacer es hallar los métodos mejores para confirmar la esclavitud de los pobres y acrecentar su carga. En un estado de naturaleza, es una ley inmutable que lo que un hombre adquiere es proporcional a sus trabajos, pero, en un estado de sociedad artificial, es una ley tan constante como invariable que los que más trabajan disfruten de muy pocas cosas, y que los que no hacen ningún  trabajo disfruten del mayor número de posesiones[1].”
La crisis que algunos dicen que ya ha pasado por que el índice más idolatrado, el PIB, parece…